Si vas a enfrentar al mundo, que sea con tus reglas. 
HABLAR CON UN ASESOR
bloginqbabanner

6 diferencias entre administración de empresas y creación de empresas

La creación de una empresa tiene un abordaje distinto al que se requiere para administrarla. Si vas a emprender debes tenerlo presente en todo momento. ¿Qué diferencias hay entre estudiar administración de empresas y creación de empresas?

Para la creación se requiere una estrategia, mientras que la administración se refiere al manejo cotidiano.

Esta es solo una de las diferencias entre la creación de empresas y la administración de empresas. Más adelante te explicaremos estas disparidades de una forma clara y precisa.

 

¿Qué se necesita para crear una empresa? 

La creación de empresas requiere varios pasos: una idea, un plan de negocios, definir el marco legal, hacer un estudio de mercado, definir la localización de la empresa, entre otros.

En cambio, lo que requiere la administración de empresas es el manejo del presupuesto y la aplicación de controles efectivos, así como los principios de contabilidad, economía y finanzas.

Si tienes dudas en cuanto a cuál de estas dos carreras universitarias es la mejor para llevar adelante tu emprendimiento, sigue leyendo. Te explicaremos cuáles son los seis grandes aspectos que distinguen estos procesos.

 

1. El escenario para el emprendimiento es ideal mientras que el de la administración es real

Antes de emprender un proyecto empresarial, es indispensable que sientas la motivación para ello. Nos referimos a esa fuerza interna que te llevará a iniciar el proyecto y luego seguir adelante a pesar de las dificultades.

Por ejemplo, supongamos que has tenido una pasión de toda la vida por la comida italiana y en especial por las pizzas. En ese caso te sentirás más cómodo iniciando una empresa que tenga que ver con eso. No es una regla, pero la pasión que tienes te ayudará a enfrentar los momentos más difíciles.

Como puedes notar, tu motivación se relaciona con tus gustos vitales. Luego vendría la intuición y observar qué es lo más viable para pasar de la idea a la acción.

Esto consistiría en ver qué deseas hacer en realidad, por ejemplo, comenzar con una fábrica de elaboración de pastas, abrir un pequeño restaurante o atreverte con una franquicia de pizzas.

Al concretar el proyecto se produce el primer shock: entramos en el tema administrativo. En este punto nos enfrentamos con la cruda realidad. Aquí nos damos cuenta de que no todo sale como imaginábamos.

En la realidad se presentan imprevistos. Debes estar preparado para enfrentarlos y superarlos.

 

2.El dinero con el cual se trabaja proviene de fuentes distintas

Cuando estamos en la fase de creación de empresas los recursos empleados son propios o de inversionistas. Por el contrario, en la fase operativa de tu emprendimiento las fuentes serán distintas.

Lo ideal es que tu negocio genere los recursos para pagar los gastos operativos y reponer insumos. Pero no siempre es así. Probablemente tendrás que recurrir al crédito bancario o al aporte de los accionistas.

En el emprendimiento los recursos dependen de qué tan atractivo resulta el proyecto para un grupo de inversionistas y de qué tanto crees en tus propias ideas.

Luego viene: la administración de los recursos. ¿Por qué decimos esto? Porque los recursos serán mayores o menores en función de lo eficiente que seas en la gestión administrativa.

Lo importante es que en tu planificación consideres estos factores para elaborar un presupuesto acorde con las necesidades de tu empresa.

 

3. La creación abarca desde la idea hasta la expansión mientras que la administración forma parte de la consolidación de la empresa

 

Imagina que en este caso decides emprender con una tienda de lencería. En el nacimiento de la empresa una buena parte de la inversión se destinará a conseguir un lugar y una ubicación adecuados.

Una vez que has recuperado la inversión inicial y se ha comprobado que tu modelo de negocios es rentable, entras en la fase de crecimiento de la empresa, así que te podrías plantear la instalación un segundo establecimiento.

Ahora debes analizar la viabilidad del negocio en otras localizaciones geográficas e, incluso, pensar en hacer adaptaciones para otros targets, con base en las tendencias culturales y en la edad de las mujeres. De esa forma estarás consolidando la expansión de tu empresa.

 

4.Al crear una empresa hay que conquistar un mercado mientras que administrar implica la tendencia de un mercado

 

A la hora de crear una empresa es preciso saber qué tan viable es llegar a un mercado. Antes de que la compañía exista, hay que planificar cómo conseguir los seguidores, usuarios o compradores.

Una parte de la inversión debe destinarse a los análisis de mercado, así como a las campañas publicitarias. Esto es lo que se conoce como plan de marketing, una de las herramientas que te enseñamos a utilizar en nuestra escuela de negocios.

La situación cambia una vez que la empresa está funcionando debido a que ya la marca ya posee un mercado cautivo.

Siguiendo con el ejemplo de la tienda de lencería, al empezar hay que seducir a los clientes potenciales.

Una vez que la tienda está establecida y las mujeres utilizan nuestras creaciones, habrá un público y una publicidad de boca en boca.

En esta etapa de madurez de la empresa se trata de mantener esa buena reputación con altos estándares de calidad y realizando acciones para fidelizar al cliente.

 

5.En la creación el objetivo es recuperar la inversión; en la administración es obtener ganancias

 

En la creación de la empresa realmente no sabemos qué va a pasar, mientras que en el proceso de administración tenemos un poco más de certeza.

Al principio se trata de recuperar la inversión que se ha hecho. Se limitan los gastos y se intenta realizar una cantidad de ventas para obtener un mínimo de ingresos.

Luego se realizarán acciones como adquisición de bienes y servicios, reposición de inventario, mejoramiento tecnológico y campañas de marketing, con la finalidad de generar ganancias.

Una buena administración prevé todo esto en el presupuesto, para no recurrir al financiamiento externo puesto que el dinero es costoso.

 

6.Lo que se persigue al crear una empresa es generar el modelo, mientras que la administración se trata de la generación de bienes


Quizá esta sea una diferencia que lo englobe todo. La creación de empresas se basa sobre todo en una hipótesis. Incluso si estás emprendiendo con la ayuda de un mentor de negocios, tu propuesta de valor debe someterse a prueba, es preciso contrastar con la realidad.

Por otra parte, la administración de empresas se basa en variables y hechos tangibles principalmente. Las ganancias son reales, así como lo que hay que destinar a cada faceta del negocio.

Durante la fase administrativa hay que lidiar con la nómina, con los presupuestos, los controles de inventarios y una serie de aspectos que son previsibles.

 

Para terminar...

A pesar de que existe una enorme diferencia entre el proceso de creación de una empresa y la gestión de esa misma compañía, es claro que ambas actividades requieren que tú como emprendedor apliques una gran dosis de creatividad en todo momento.

En este sentido, la formación profesional es necesaria. Estudiar una carrera de Creación de Empresas en una institución especializada te dará las herramientas tanto para identificar las mejores oportunidades como para crear un modelo de negocio exitoso y administrarlo de forma correcta.

Además podrás interactuar con otros emprendedores como tú y aprender de profesores con experiencia. Elegir la carrera adecuada es la clave para lograr que tu empresa despegue y sea indetenible.

 

Es el momento de elegir convertirte en empresario. Habla con uno de nuestros Asesor inQba

 

HABLAR CON UN ASESOR

¿Te gustó? COMPÁRTELO! | |