Si vas a enfrentar al mundo, que sea con tus reglas. 
HABLAR CON UN ASESOR
bloginqbabanner

Empresaria inQba: Amelie Courchesne - Grú-Grú

Egresada: Amelie Courchesne

Licenciatura: Creación de Empresas y Dirección de Operaciones      GRUGRU-LOGO-WEB

Empresa: Gru Grú


En InQba, nuestros casos de éxito no dejan de sorprendernos con su talento, dedicación y creatividad. Hoy es el turno de que conozcas a Amelie, una de nuestras emprendedoras egresadas y orgullosa cabeza de Gru Grú, un restaurante de sushi único por su concepto verde.


Cuéntanos un poco sobre tu restaurante

Gru Grú es un restaurante especializado en rollos de sushi con una propuesta ecológica y sustentable que se refleja en todo nuestro menú y concepto. Ofrecemos bebidas artesanales y servimos pescados que no están en peligro de extinción: el salmón, la tilapia, los camarones y el surimi.

Somos un espacio pet friendly para que toda la familia pueda venir a disfrutar, contamos con un roof garden con vista a las pirámides y las montañas, y nos preocupamos mucho por consentir a nuestros clientes. Nuestro platillo estrella son los futos, rollos enormes de cinco ingredientes, cada uno inspirado en uno de los lugares en donde he vivido.


¿Cómo llegaste a InQba?

He vivido en varios lugares y cuando llegué a la ciudad de Puebla tenía la inquietud de estudiar algo que me permitiera emprender. Mi pareja que estudiaba en la universidad me la recomendó, me gustó el plan de estudio y me quedé.


¿Cómo desarrollaste tu idea de negocio?

Cuando llegué a México, extrañaba el sushi de mi país, porque aquí no me gustaba ninguno, entonces la idea de negocio nació de crear un lugar para comer lo que a mí me gustara además de poner en prácticas mis valores, ya que veía que ninguna otra empresa estaba haciendo algo similar. Gracias a las clases y los profesores le pude ir dando forma al proyecto.

¿Por qué InQba y no otra universidad?

Principalmente por el tiempo de 3 años para finalizar la carrera. Era mi segunda licenciatura y no quería perder tiempo, así que el sistema cuatrimestral me funcionaba muy bien.

¿Que esperabas del camino para convertirte en empresaria?

Esperaba un poco más de apoyo de las instituciones gubernamentales. Me enfrenté con el hecho de que primero te dejan hacer las cosas mal y hasta que hacen una revisión te dicen que no tienes todo en orden, y no te ayudan con cursos, manuales o nada previo. Eso me causó mucho conflicto porque aunque obtuve bastante información en la carrera, hay cosas en el giro restaurantero que no sabes ni que existen y pues no las investigas hasta que ya las tienes encima.

¿Cuáles han sido tus mayores retos como emprendedora?

Una de las cosas que más me costó fue llegar a sentirme tranquila con la infinidad de inspecciones que te mandan cuando abres un local de comida. Desde la reglamentación del seguro social hasta las cuestiones de higiene y salubridad, porque muchas veces los emprendedores no le dan a ese tema la importancia que tiene, aunque es tu obligación como patrón. Todo lo relativo a llevar las bitácoras, dar de alta a los empleados y otras cosas -algunas que me parecían innecesarias- me costó trabajo; tuve resistencias pero ahora lo agradezco porque gracias a eso todo marcha bien.

 

EmpresariainQba_Amelie_Saraguro_inQba2    DSC_6657

¿Cuál es tu sueño y qué te motiva?

Mi sueño es plasmar mis ideales en todas las cosas que hago con mi negocio, generar un ingreso económico sin necesidad de pisotear mis valores ecológicos y sustentables. Muchas veces piensas que ser ecológico y ganar dinero es contradictorio porque reciclar y tener uniformes o mobiliario sostenible es más costoso, y la gente no quiere hacer ese gasto, pero yo sí lo quise hacer y demostré que es posible seguir teniendo una buena utilidad.

¿Qué te motiva?

Ver a los clientes participar activamente con nuestra filosofía  o cuando tenemos algún tipo de dinámica. Por ejemplo, reaccionan muy bien cuando les decimos que jamás hemos tenido un popote en el restaurante y les explicamos por qué. Por otra parte, como no tenemos estufa porque somos ecológicos y no usamos gas, solo aparatos eléctricos de bajo consumo, nos faltan algunas cosas en la carta que hay en otros restaurantes de sushi, pero le explicamos a la gente la razón ecológica y ellos lejos de molestarse se quedan contentos con una compra sostenible.  En resumen, me motiva la respuesta de la gente y que quieran sumarse y animarse a poner su granito de arena.

EmpresariainQba_Amelie_Saraguro_inQba3

¿Qué es lo que nadie te dice de ser empresaria?

Todo mundo te pinta muy bonito la parte de los recursos humanos y siento que no es tan simple. A mí en lo personal me costó mucho trabajo comenzar a confiar en la gente, porque como emprendedor al principio tienes control de todo, pero conforme vas creciendo tienes que ir delegando ese control y esa confianza en cuatro, cinco, catorce personas.

Más que nada es un trabajo interno para no sentir que cualquier cosa que delegues va a repercutir en el negocio. La parte del staff es muy delicada.

¿Cuáles han sido tus triunfos?

Pues mencionaría nuestro evento de aniversario y el que tuvimos para el 14 de febrero. Al año ya teníamos una clientela frecuente y sólida que nos permitía estar tranquilos en temporada alta, pero en el evento del aniversario me sorprendio mucho la respuesta, agradecimiento y felicitaciones de toda la gente que vino. El 14 de febrero tuvimos muchísimas recomendaciones, ya nos habíamos vuelto un referente, teníamos lista de espera y aún así no nos dimos abasto con el cupo.

¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

Bueno, soy un bicho de rutinas, y a mí me gusta mi rutina de trabajo. Tener un restaurante es un trabajo de tiempo completo aunque no estés allí. Puedes estar en un día de campo con tus amigos pero en tu cabeza estás en tu restaurante. Me gusta la confianza y la rutina de tener miles de cosas que hacer y que muchas dependen enteramente de mí, y la satisfacción de que familias o estudiantes salen adelante gracias a la nómina de Gru Grú . A veces me dicen que soy workaholic, al grado que ya tengo un dia libre forzoso a la semana porque mi personal me obliga. Me encanta estar aquí. Lo disfruto demasiado.

¿Qué es lo que te levanta todos los dias para dirigir tu empresa?

Creo que sí es el staff, al final te encariñas con tu gente y hasta terminas trabajando para mejorar su situación. Tú siendo empresario estás bien, pero también quieres que tu personal esté contento, y tener más ingresos te permite capacitarlos mejor y darles mejores condiciones de trabajo y por lo tanto de vida. Me motivó mucho a través de ellos.

¿Cuáles consideras que son tus áreas de oportunidad?

Creo que sigo siendo super novata en muchas cosas del ámbito restaurantero. Necesito adquirir más años de experiencia porque me siguen llegando clientes que me preguntan cosas que yo ni sabía que existen. También toda la parte legal y de salubridad, porque al parecer siempre hay algún detalle que no estás tomando en cuenta. Incluso puede llegar un inspector de sonido a avisarte que tienes que pagar por la música que pones, y tú ni enterado.

Mi servicio consta de un hombre y 14 mujeres. La mayoría de los restaurantes contratan solo hombres porque un staff de mujeres implica una rotación más fuerte, pero yo aposté por lo contrario, aunque eso implique invertir más en contrataciones y capacitaciones. Sin embargo eso en ocasiones provoca que mi servicio sea menos óptimo. Es diferente contratar a un mesero que ya tiene años de experiencia que a una chica estudiante que no encuentra trabajo precisamente porque es una estudiante, pero es algo personal que yo decidí y voy a seguir contratando personas con menos oportunidades, aunque necesito mejorar el servicio porque sí es un área de oportunidad. Yo lo intento mejorar capacitando más regular y profundamente y de forma individual, pero aún así falta camino por recorrer.

¿Cuál ha sido tu mayor aprendizaje en el tema de negocios?

Siento que he aprendido a confiar un poco más en mi instinto, porque de pronto te quieres apegar mucho a un plan, yo soy muy apegada a esas cosas, pero a veces te atreves a soltarlas un poco y termina saliendo mejor. Soy muy estricta en seguir los planes escritos, en el staff , las recetas  y todo eso, pero tienes que dejar un poco de libertad. Me ha costado pero lo he tenido que aprender.

¿Dónde ves a Gru Grú en un futuro?

No me veo abriendo una franquicia. Nos preguntan mucho por la sucursal en el DF o en Puebla, porque ven una empresa armada y sólida y se imaginan un grupo empresarial atrás, algo más grande, y en realidad solo es una cabeza al mando de 14 personas. No me veo haciendo franquicia porque siento que perdería mucho de su esencia y me costaría demasiado trabajo hacerlo sustentable en volumen. Replicarlo implicaría una inversión inmensa. Tampoco me veo abriendo una segunda sucursal hasta que ésta no esté a 100% de su capacidad. Lo que me interesa es fortalecer Gru Grú y lograr afluencias como la del 14 de febrero todos los días. En temporada fuerte sí pasa, 2 o 3 horas si estamos llenos a tope porque nos caen muchos estudiantes, pero cuando están de vacaciones baja el flujo.

¿Cuáles son tus aspiraciones personales?

Me gustaría explorar otros negocios que funcionan pero que no son verdes y así ayudarlos a volverse sustentables y observar cómo siguen funcionando. Es tan sencillo ser verde, pero a la gente le da flojera o desidia, aunque cuando lo hacen se dan cuenta de la enorme diferencia que un gesto tan sencillo como separar la basura puede lograr.  Quiero que Gru Grú sea un ejemplo y si alguien necesita ayuda, poder ser una guía verde para empresarios.

¿Cómo empresaria y como persona estás viviendo el sueño por el que entraste a InQba?

Sí, la verdad sí, estoy muy bien y muy contenta, no puedo quejarme, siempre es normal compararte con tus compañeros de generación, y siento que para muchos fue un camino muy difícil el emprendimiento porque tienes que ser autosuficiente económicamente y luego tienes que generar empleos. Siento que esa es la diferencia entre un emprendedor y un empresario, y creo que ese paso es el que más le cuesta a la gente.

¿Qué le dirías a otros jóvenes que quieren emprender?

Pues, en primer lugar que es bueno que tengan aunque sea una experiencia como empleados porque eso te ayuda a decidir si realmente quieres trabajar para alguien más o para ti. En segundo lugar, que nunca van a ser tan libres y felices como dictando su propio camino y armando su negocio con sus reglas.

En tercer lugar que primero aprendan lo general de poner una empresa y luego se especialicen en el nicho. Yo no sabía gran cosa de restaurantes pero tenía la base para abrir una empresa. Lo demás fue aprender la técnica del giro y contratar a las personas correctas.  Yo tengo mi chef que es mi respaldo, tiene el título de gastronomía y me va guiando en toda esa partes que no conozco, igual la barista, la contadora, etc.

Así como ella lo ha logrado, tú también lo puedes lograr futuro empresario. Conoce las 8 preguntas que debes responder antes de emprender con éxito.

 

Mesa de trabajo 1

¿Te gustó? COMPÁRTELO! | |