Si vas a enfrentar al mundo, que sea con tus reglas. 
HABLAR CON UN ASESOR
bloginqbabanner

Empresaria inQba: Mónica Lezama

Egresada: Mónica Lezama, 22 años, emprendedora y barista. Linkedin
Licenciatura Cursada: Licenciatura en Creación y Dirección de Empresas    
Empresa: Prólogo 
 
32313945_10204490587381362_9010494748787474432_n

¿Cómo llegaste a InQba?

 
Realmente yo no tenía muy claro qué quería estudiar. Mis pasiones siempre habían sido la lectura y el café, pero ninguna de las dos terminaba de perfilarse por sí misma como una carrera que me llenara. Hasta que al final de la preparatoria tomé 
el área económico-administrativa, y me gustó bastante.
 
Sin embargo, normalmente el mundo laboral cuando egresas de las carreras de administración está muy castigado y fue cuando me di cuenta de que necesitaba una universidad que me formara para ser una emprendedora, y no una empleada más.
 
Ya había escuchado varias recomendaciones positivas de InQba y me decidí a averiguar un poco más a fondo el plan de estudios.
 

¿Cómo desarrollaste tu idea de negocio?

 

Siempre me ha encantado leer. Desde la secundaria fue una de mis pasiones, además el mundo del café también me atraía mucho. Desde que en InQba me pidieron comenzar a perfilar mi idea de negocio, me di cuenta de que quería combinar ambas cosas para generar un espacio en el que las personas pudieran disfrutar de la buena lectura y de un café de gran calidad, en un ambiente relajado y ameno.
 
Mónica Lezama
 

¿Por qué InQba y no otra universidad? 

En primer lugar, me encantó que InQba no metiera materias de relleno sólo para cobrarte más. Todo su plan de estudios está orientado a lo práctico y a que realmente te formes como emprendedor, por eso me dieron la confianza de que sí egresaría con las herramientas necesarias para lograrlo. Además, me ofrecieron una beca parcial que fue un gran apoyo.
 

¿Qué esperabas del camino para convertirte en empresario?

 

Pues, yo creo que uno siempre espera que sea sencillo. Ya en el camino te vas dando cuenta no sólo de que no es así, sino de que es muy complejo. Abrir un negocio suena fácil, pero la verdad es que vas aprendiendo que hay cientos de factores que tienes que considerar para que tu proyecto sea viable.
Yo no vengo de una familia de empresarios, y de algún modo me sentía en desventaja frente a otros compañeros cuyas familias sí tienen negocios. Sin embargo, InQba también te ayuda a generar contactos estratégicos para tu emprendimiento más adelante.
 

¿Cuáles fueron tus mayores retos a enfrentar?

 

Lo más complicado ha sido la operación diaria. Tú puedes tener muchas suposiciones antes de comenzar, pero por más que te hayas preparado no puedes tomar todo en cuenta y saldrán imprevistos que tienes que resolver sobre la marcha.
 
Por ejemplo, nuestro primer día se nos fue la luz como cinco veces por que la instalación eléctrica no estaba bien. O el tema de la contabilidad, que siempre ha sido una de mis áreas de oportunidad. Además, estamos en un mercado muy competido, por lo que necesitamos imprimirle mucha creatividad para destacarnos.
 

¿Cuál es tu sueño y qué te motiva?

 

Suena muy loco, pero yo siempre lo digo: quiero que Prólogo tenga una presencia mundial. Desarrollar una franquicia capaz de hacerle la competencia a colosos como Starbucks, por ejemplo. Mi sueño tambien es fomentar que el conocimiento y aprendizaje de los libros esté más cerca de las personas.
 
A mí los libros me ayudaron mucho a expandir mi mente y a tomar consciencia. Siempre he pensado que combatir la ignorancia nos ayuda a todos a construir un mejor país, y esa es parte fundamental del compromiso de mi emprendimiento.
 

¿Qué es lo que nadie te dice de ser empresario?

 

Antes de eso, yo te diría qué es lo que todos te dicen, pero que decides no escuchar. Y eso es que va a ser difícil. Pero tú muchas veces no lo quieres creer, y ya cuando lo vives dices “ahora comprendo”. Y ¿qué es lo que nadie te dice? pues casi nadie te explica lo difícil que puede llegar a ser la parte de los recursos humanos, la competencia, y la presión a la que vas a estar sometido y cómo superarla. Muchas veces, aunque no estés sólo, así es como te sientes cuando se te vienen los retos encima. Entonces hay que aprender a lidiar con eso a nivel emocional y puede ser muy demandante.
 

¿Cuáles han sido tus triunfos?

Prólogo tiene un año de haber abierto sus puertas, y eso yo lo considero como un gran triunfo, porque las estadísticas nos dicen que mantenerse un año en operación no es tan sencillo.
 
 Otro logro fue hacer que creciera nuestro equipo de trabajo, que pasó de dos a cinco, porque encontrar personas de confianza es complicado y también retenerlas. 
 
En tercer lugar, me llena de orgullo que el concepto de la cafebrería ha evolucionado y también el local. Ya tenemos manuales de procesos, más clientes, una barra de café, etc.
 
DSC_0768
 

¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

 

Disfruto mucho la operación diaria, porque me permite conocer personas nuevas y atender a los clientes. También me encanta el arte de hacer café y compartir experiencias con mi personal, pues nos hemos preocupado por tener un ambiente en el que se disfrute trabajar.
 

¿Cómo te despiertas cada mañana a dirigir tu empresa?

 

Con mucha alegría y motivación porque me encanta lo que hago, pero también con miedo y con incertidumbre por que los retos no se terminan y cuando uno es emprendedor nunca entra en la zona de confort. Por lo general, también un poco cansada, porque durante meses invertí doce horas diarias de mi tiempo en el proyecto, mismas que rindieron sus frutos, pero también cobraron sus precios.
 

¿Cuáles consideras que son tus áreas de oportunidad?

 

Definitivamente los números y la contabilidad. En primer lugar, porque no soy experta en el tema, y en segundo lugar el razonamiento lógico no es mi fuerte. Pero eso lo compenso siendo lo más organizada posible.
 
A veces me gana la desidia y termino procrastinando, y aunque siempre sale todo el trabajo, creo que podría hacerlo con más calma si me organizo mejor.
 
Por último, a veces me falta paciencia y me frustro con facilidad, y eso me lleva a explotar de vez en cuando, pero trato de ser tolerante y asertiva, sobre todo con mi personal. ¿La verdad? Siempre aplico la de “respira profundamente y cuenta hasta diez”.
 

¿Cuál ha sido tu mayor aprendizaje en InQba cuanto a negocios?

Algo que me enseñó InQba y que valoro mucho, fue aprender a ver mis fortalezas con objetividad, porque yo siempre las había considerado debilidades. Soy una persona muy comprometida y disciplinada, pero pensaba que por lo mismo mi temperamento no era el mejor para ser emprendedora, y durante la carrera me di cuenta de que era todo lo contrario. Además, InQba me enseñó a conocer y comprender a mi consumidor.
 

¿Dónde ves a tu empresa en el futuro?

Este año tenemos el reto de poner nuestra primera sucursal en una universidad, como mínimo. El año entrante queremos comenzar a expandirnos de manera sostenida al menos al 50% anual.
 

¿Cuáles son tus aspiraciones?

Me gustaría certificarme como barista, ir a competencias internacionales, como la de Arte Latte, representar a México a nivel internacional, y por supuesto, seguirme preparando como emprendedora en todas las áreas.
 

Como empresaria y como persona ¿Estás viviendo el sueño por el que entraste a InQba?

Sí. Aunque la Mónica que entró a InQba no es la Mónica de ahorita. Han cambiado muchas cosas y mi visión se ha expandido mucho. La universidad superó mis expectativas porque me ayudó a entender lo que quería, a darle forma a mi sueño y a alcanzarlo. Lo que sí puedo decirte es que estoy viviendo mi sueño de este momento.

 

¿Listo para ser un empresario inQba?

Si has llegado aquí es porque tienes un interés en ser diferente al resto. Hablemos.

QUIERO CONVERTIRME EN EMPRESARIO

¿Te gustó? COMPÁRTELO! | |