Si vas a enfrentar al mundo, que sea con tus reglas. 
HABLAR CON UN ASESOR
bloginqbabanner

Idea de negocio: qué es y cómo identificarla

Idea de negocio: qué es y cómo identificarla 

Un negocio exitoso siempre comienza con una buena idea. Pero las buenas ideas, por sí mismas, no son más que castillo en el aire. Para convertirlas en dinero, es necesaria una mentalidad visionaria capaz de crear un puente entre la idea y la inversión que se requiere para echarla a andar.

¿Cuántas veces te has escuchado a ti mismo o a otra persona hablar sobre lo bien que se vendería tal o cual producto, si existiera? 

Estadísticamente hablando, al menos una de cada diez de esas pláticas tiene el potencial de consumar un negocio muy rentable.  ¿Por qué no sucede? pues porque:

 

  1. No sabemos diferenciar una idea rentable de un disparate
  2. No sabemos estructurar un modelo de negocio a partir de una buena idea
  3. No sabemos “vender” la idea para conseguir la inversión de arranque

Recuerda que los empresarios y los emprendedores son los modernos cazadores en esta jungla de asfalto. Solo que, en lugar de cazar bestias feroces, van tras las ideas con el mejor retorno de inversión posible, las capturan y las hacen suyas. 

 

¿Cómo desarrollar ese “olfato” de tiburón? 

No es sencillo. Pero hoy vamos a compartir contigo las claves más importantes para que aprendas a identificar una buena idea de negocio, estructurar el modelo y presentarlo adecuadamente. 

 

¿Qué es una idea de negocio? 

Si importar que se te haya ocurrido a ti o que estés buscando buenas ideas para invertir, debes aprender a identificar una verdadera idea de negocio de entre las muchas ideas a secas con las que te encontrarás en tu día a día como empresario. 

Una idea de negocio puede entrar en alguna de las siguientes categorías:

 

1.Producto

Se trata de cosas materiales y tangibles. Pueden cubrir necesidades básicas, como los alimentos, o ser caprichos novedosos de orden estrictamente decorativo.

Mientras más básica sea la necesidad que cubre un producto, mayor será el mercado, pero también la competencia, y viceversa. 

Por ejemplo, poner un restaurante o una franquicia no es una idea de negocio como tal,  porque todo mundo lo ha hecho antes. Pero vender pizzas en cono sí lo es, porque hay poca competencia y es un concepto que puede atraer al público joven que estila la comida rápida. 

También están los productos que no cubren necesidades básicas, pero se adaptan perfectamente a los gustos de un determinado target. Por ejemplo, los peluches, llaveros, bocinas y toda clase de accesorios que tienen la forma de los emojis de Whatsapp.

 

2.Servicio

Un servicio puede ir ligado o no con un producto. Por ejemplo, Uber eats es un servicio que se encarga de agilizar la distribución de productos alimenticios de terceros. Tinder, por su parte, es una aplicación que vende oportunidades de contacto con otros usuarios.

Las ideas de negocio que organizan y facilitan la distribución de productos de terceros, como las plataformas tipo Amazon o Wish, son algunas de las mas notables de la era de la comunicación.

 

3.Contenido monetizable:

 

En la era de la tecnología, la información, las ideas aspiracionales, los movimientos sociales y tendencias de moda, han consolidado su propia categoría. Miles de blogs, influencers y páginas con gran cantidad de tráfico están generando millones de dólares porque se convirtieron en una autopista directa entre las marcas y un público muy bien sectorizado.

Hay muchas formas de convertir el contenido digital en una idea de negocio. Por ejemplo, los influencers cautivan un público determinado y luego recomiendan productos a cambio de un patrocinio. Por otro lado, páginas como cultura colectiva crean contenidos virales que ayudan a las marcas a volverse parte del estilo de vida de su Buyer persona.

 

Cómo identificar una buena idea de negocio

No existe la idea de negocio perfecta. Pero mientras más requisitos de los siguientes cumpla, mejor pronóstico tendrá:

 

Innova:

Una buena idea de negocio aprovecha la curiosidad natural de los seres humanos, ofreciendo productos o servicios que se perciban como “novedosos” u “originales”. Si a esto le sumas que resuelven una necesidad real, tendrás una mina de oro.

 

Tiene mercado:

Fabricar relojes de oro con diseños infantiles es una idea tan poco rentable como vender hielo en el ártico. Pero vender desayunos saludables a domicilio en una colonia de oficinas ejecutivas podría ser una apuesta muy fructífera. Uno de los secretos de una idea de negocio exitosa es asegurarnos que efectivamente hay personas dispuestas y deseosas de adquirir lo que sea que estemos por comercializar.

 

Tiene valor agregado:

Mientras más competido sea el nicho de tu idea de negocio, mayor será el valor agregado que debes ofrecer para asegurarte de que sea rentable. Por ejemplo, Uber apostó por el servicio consolidado del transporte privado tipo taxi, pero con el valor agregado de la seguridad, la inmediatez y la economía. 

 

Podemos sortear a la competencia:

Hay miles de ideas de negocio fabulosas que alguien atrapó antes que nosotros. Cuando muchas personas están haciendo lo mismo y no tienes manera de mejorar la propuesta, lo mejor es que no te aferres y busques otra.

Los puntos anteriores son claves que cualquier buen emprendedor conoce desde hace décadas. Sin embargo, considerando el contexto actual, vale la pena mencionar otro factor que se ha vuelto igual de importante en la era de la tecnología:

 

Es digitalizable:

¿Puede alojarse en un web tipo e-commerce? ¿funcionar por medio de una app? ¿estar al alcance de la mano en el teléfono móvil de las personas? Hoy en día, un altísimo porcentaje de las ideas de negocio exitosas se vincula de manera directa con la tecnología.

Lo ideal sería poder inventar productos y servicios desde cero, pero a estas alturas del partido, es bastante complicado. Sin embargo, una idea de negocio puede tomar un producto existente y vincularlo con un servicio novedoso, o viceversa, así como volverlo parte de del estilo de vida de un público diferente.

 

 ¿Cómo presentar una idea de negocio?

Si ya tienes la idea, pero necesitas el capital, tu siguiente gran reto es presentarla de una forma atractiva e interesante. Pero no se trata de publicidad y palabras rimbombantes, sino de datos duros. Para ello, debes considerar lo siguiente:

 

Descripción de producto o servicio:

Describe tu idea de la forma más detallada posible, pero evita los calificativos porque le restan seriedad a la misma.

Ejemplo:

Incorrecto: Super idea que le permite a las personas pedir botellas, cerveza y botanas para sus fiestas, a domicilio y sin importar la hora.

Correcto: Servicio de insumos para fiestas o reuniones a domicilio 24H. Ofrece la posibilidad de armar combos de productos personalizados con diversos tipos de licores, cerveza, botanas y pizza, y recibirlos en menos de 35 min.

Necesidad que cubre:  Describe la necesidad que encontraste por lo que creaste este producto o servicio.

Incorrecto: Tener botanas y alcohol en las fiestas

Correcto: Simplifica y agiliza la obtención de los productos más socorridos por las personas que tienen reuniones o fiestas, de manera segura y rápida.

 

Sector poblacional con dicha necesidad (target): Describe cual es el mercado al que quieres dirigirte.

Incorrecto: Chicos y gente que tenga fiestas con frecuencia.

Correcto: Personas jóvenes, económicamente activas, que organicen o acudan a reuniones en casas particulares y estén familiarizadas con el uso de aplicaciones móviles, que vivan en la colonia “Condesa” o alrededores.

Competencia existente: Describe a la competencia y el por qué es competencia tuya.

Incorrecto: Ninguna.

Correcto: Tiendas de autoservicio 24H y expendios de vinos y licores que venden alcohol de forma clandestina después de la suspensión de venta por ley. Tienen la desventaja de no ser a domicilio o no estar reguladas.

Propuesta de valor (o valor añadido): Describe por qué tu producto lo hace único a tu competencia.

Incorrecto: Es un servicio que puede gustarle a muchas personas.

Correcto: Servicio a domicilio. Combos personalizados y rapidez de entrega (Considerando un modelo de entrega entre particulares que permita distribuir el producto sin contravenir los lineamientos de las restricciones de venta de bebidas alcohólicas).

 

Monto de la inversión: En este apartado, debes realizar un desglose pormenorizado de todo lo que necesitarás para echar a andar tu idea.

Modelo de negocio

Por último, es importante que tengas claro el modelo de negocio, porque es parte fundamental de tu operación y de la confianza que le transmitirás a tus posibles inversionistas.

En él, sintetizas toda la infraestructura, logística, productos y niveles de administración que se vinculen con tu proyecto, así como los detalles que convierten a la inversión en ROI.

Ahora sí. Ya tienes las herramientas básicas para distinguir una buena idea de negocio con base en su viabilidad y su rentabilidad.

 

.

¿Te gustó? COMPÁRTELO! | |